La Cata (parte 2)


Escrito por: Sommelier Oscar Olvera

Hace algún tiempo les escribí acerca de como catar un vino para conocerlo mejor.  En esta parte vamos a profundizar el primer paso de la cata que es: La vista.

Y es que con la vista ya podemos identificar si el vino tiene algún defecto o no está bien  para beberse. Recuerden que la cata la vamos a hacer para conocer el estado de salud del vino.

Ya que tengan el vino servido en su copa vamos a inclinarla un poco sobre una base totalmente blanca. Esto es para observar los colores reales del vino. Si lo hiciéramos sobre una base de otro color puede que el vino tome tonalidades que quizás  no tenga.

Con nuestra copa inclinada vamos a observar los colores que tiene el vino. En este paso vamos a identificar dos tipos de colores, ya sean para blancos, rosados o tintos.

En los vinos blancos los colores que vamos a encontrar son: amarillo claro como la paja, podemos encontrar colores casi como la plata, la cáscara de un plátano y tonalidades verdosas. Esto nos habla de un vino joven. Si encontramos colores como amarillo yema de huevo, mango o ámbar estamos frente a un vino añejado. Hay que checar muy bien la añada, porque si vemos un vino por ejemplo 2010 con colores mango, dorado u ocre, seguramente no estará tan bien, al menos que la etiqueta nos especifique un paso por barrica.

En los vinos rosados también hay dos variantes. Colores como pétalos de rosa, magenta o piel fresca de salmón serán vinos en buen estado. Si notáramos colores anaranjados, con tonalidades café o colores apagados, seguramente el vino no estarán bien.

Por último para los vinos tintos colores como rojo sangre, púrpuras o de frutos rojos serán vinos jóvenes y para vinos con crianza encontraremos colores como ladrillo, atejados o azafrán. Igual que en los vinos blancos debemos encontrar colores vivos y frescos, si no, el vino no estará muy bien. Ahora puede pasar que tengamos un vino 2000 con colores muy vivos, eso significa que el vino tiene mucha vida y frescura, pero si fuera un vino 2011 con colores atejados, ese vino no estará bien.

Después de observar los colores vamos a observar si el vino es turbio o claro y si tiene algún sedimento. Vamos a observar también la brillantez que tiene.

Para terminar vamos a pasar nuestros dedos por debajo de la copa y vamos a tratar de observarlos. Con este paso identificaremos la intensidad de color del vino. Si es un color profundo o no.

Es magnífico como desde la vista ya podemos identificar si el vino está en buen estado para tomarse o no.

La vista en un vino también nos ofrece una gran gama de colores que nos pueden recordar muchas cosas.

Previous Noche Italiana Pasta y Vino Restaurante La Fronda.
Next Brunch Dominical

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *