Santo Remedio Chilaquiles


Visitamos el Restaurante Santo Remedio Chilaquiles, el cual abrió sus puertas hace un poca más de un mes y se encuentra ubicado en Ignacio Mariscal #21, con un horario de 8 de la mañana a 2 de la tarde.

Llegamos a este restaurante y se encontraba totalmente, por lo cual decidimos sentarnos en la barra externa que tienen, y realmente mejor les podemos recomendar que esperen a que tengan una mesa disponible, ya que esta barra es el paso de entrega de bebidas y no estarán cómodos en lo absoluto.

Bueno primero empezaremos, que le solicitamos el menú a la persona encargada de barra y nos dijo que el solo era el encargado de servir las bebidas y que nos mandaría un mesero para ello. Así fue como llego nuestro mesero Jose Luis y nos entregó el menú, el cual es muy sencillo y directo. Como el nombre lo dice se especializan en Chilaquiles, donde uno escoge su salsa (clasificadas por su grado de picor), su guiso y su tipo de totopos, tortilla clásica o de maíz azul, este último nos encantó que lo ofrecieran este tipo de totopo, También nos ofrecen Caldo de Queso, Menudo, Pozole, Hotcakes, Parfait y una Torta de Chilaquiles, pero de esta última hablaremos más adelante.

 

Ordenamos un Pozole, unos Chilaquiles en salsa verde con pollo y una Torta de Chilaquiles y un agua fresca.

El lugar es pequeño y acogedor pero en horario pico de desayunos puede ser difícil encontrar mesa y más si van en  grupos grandes, las paredes están decoradas con cuadros muy originales, que hacen mención a Santo Remedio y los servilleteros un plus con su originalidad.

Llegaron nuestros alimentos a la mesa, donde encontramos buenas porciones y temperaturas, el pozole viene con sus acompañamientos por separado. Encontramos buenos sabores en la salsa de los chilaquiles y eso que pedimos la salsa más picosa pero su acidez bastante agradable sin llegar a enchilarnos y que se unía perfectamente los totopos. El Pozole de igual forma de muy sabor perfecto para aquellos que llegaran a tener resaca o tuvieran algo de frio durante las mañanas.

La Torta de Chilaquiles, nos gustó muchísimo que estuviera dentro del menú pero lamentablemente fue nuestra decepción, la presentación se ve hermosa pero el plato en el que se sirve, no permite apreciarla y se vuelve imposible el poder disfrutarla. Una torta de chilaquiles es algo que se debe de comer con las dos manos, sin cubierto alguno, para que nosotros, como comensales podamos encontrar esa unión, entre el pan, los chilaquiles y el guiso que escogiéramos, una bomba de carbohidratos definitivamente. Este platillo es un clásico en la Ciudad de México, algunos la llaman una abominación culinaria pero que definitivamente es una delicia única, esperamos puedan mejorar la Torta de Chilaquiles.

Torta de Chilaquiles

El servicio de Jose Luis nuestro mesero fue cordial y atento, pero notamos una descoordinación en ciertos momentos en el servicio de los meseros, algunos tardaban mucho en verificar que todo estuviera bien en las mesas. O no traían los complementos necesarios para el pozole o menudo. O que olvidaran alguna solicitud de los clientes, nos tocó ver como un una mesa pedía pan y nunca se lo llevaron a la mesa. Es importante el siempre apuntar todo en las comandas para evitar olvidar las cosas.

En conclusión si nos agradó mucho Santo Remedio Chilaquiles, es una buena opción para desayunar u almorzar, donde encontramos un menú clásico en chilaquiles y caldos, sin complicaciones, con porciones correctas y aguas frescas deliciosas. Para encontrar lugar de estacionamiento se puede volver difícil en ciertos momentos de la mañana.

Vayan y cuéntenos su experiencia!

 

Alimentos: 9

Decoración: 10

Servicio: 7

Costo por persona: $150 pesos por persona Aceptan tarjetas de crédito

Previous CAMARONES CAPEADOS EN SALSA DE MOSTAZA-MIEL.
Next La Caja Misteriosa.

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *