Litos Cucina Urbana


En días pasados visitamos el restaurante italiano Litos Cucina Urbana, que se encuentra ubicado en Blvd. Jose Maria Morelos #701 en Plaza Graciela, donde anteriormente se encontraba el restaurante Mochomos.

Al llegar al lugar fuimos recibidos por la hostess que muy amablemente nos preguntó si teníamos reservación, a lo cual respondimos que no, y gracias a dios tenían mesas disponibles, en estas fechas es todavía prudente hacer reservación para asistir a la hora de la comida o cena en algún restaurante de nuestra ciudad.

Ya una vez en la mesa tuvimos que esperar a que llegaran otros amigos foodies Micamen Haufon y Adrian Xavier  que nos acompañarían a comer, mientras tanto le podemos decir que el lugar está muy bien decorado, sea crea un ambiente agradable tanto para comida de negocios como para comida familiar, además cuenta con varios reservados para grupos y que tenga su privacidad para cualquier celebración, no encanto el horno para pizza que se encuentra dentro del área derecha del restaurante y que va envolviendo con aromas de diversas especies a dicho lugar, lo cual provoca a uno se le vaya abriendo el apetito. Hay una gran pintura que resalta en una de las paredes y que se vuelve un atractivo visual en su totalidad para el comensal.

El Chef  Ejecutivo Bruno Lopez Felix  nos presenta un menú congruente, completo y con buena estructura en sabores. Entradas bien pensadas para ir abriendo el apetito, pasando por las ensaladas y sopas, hasta llegar a las pastas donde encontraremos que la mayoría son hechas en casa, las pizzas, focaccias, paninis y cerrando con sus especialidades en carnes, pescado y pollo.

El menú de vinos es bueno, tienen buenas etiquetas de varios de vinos mexicanos, también encontramos etiquetas de vinos estadounidenses, argentinos y chilenos, lo curioso es que solo nos ofrecen una sola etiqueta de vino italiano y en copeo solo nos ofrecen vino tinto, sin opción a vino blanco o rosado.

Decidimos pedir al centro y ordenamos los siguientes platillos Camarones Vascos, Ensalada Griega, Spaghetti a la Carbonara, Raviolis Litos rellenos de Salmon,  (el relleno es cambiante pregunten a su mesero por la opción de la semana) y una Pizza Capricciosa.

Camarones Vascos

Cada uno de estos platillos destaco en algo, los Camarones Vascos vienen en una salsa pesto de hierbas frescas y con un toque de picante y limón, que nos da un grato sabor en el paladar sin llegar a decir que es algo picoso o muy ácido, el Spaghetti a la Carbonara llego con la pasta aldente, en su temperatura correcta y lo cual hace que uno disfrute la pasta de manera formidable, la Ensalada Griega el súper plus es el queso feta y junto al aderezo la vuelve el acompañamiento perfecto, después pasemos a los Ravioli Litos sin duda su relleno de salmón, su salsa de la casa y su tamaño se volvieron para nosotros la estrella del momento, a cada bocado encontrábamos una perfecta unión de sabores y donde la pasta de los raviolis era más que perfecta y por último la pizza, una masa crujiente, resistente y delgada, bien elaborada y del tamaño perfecto tanto para una sola persona como para compartir y nos ha tocado conocer el trabajo para perfeccionar dichas pizzas, gracias a la astucia del Chef Bruno por querer ofrecer una pizza italiana como debe de ser.

Ensalada Griega

Sobre el servicio y la atención, la verdad nos dejaron muchísimo a desear, cuando llegamos al restaurante, la hostess no nos entregó el menú directamente, al sentarnos en la mesa, si no el mesero el cual tardo 10 minutos en llevarnos el menú y ofrecernos alguna bebida, y peor aún para nuestra bebidas tardaron otros 10 minutos en llevarlas a la mesa y al pedir una segunda vez de plano nunca nos las llevaron, de igual forma lamentablemente los platillos los llevaron a destiempo en la mesa, lo último en llegar a la mesa fueron los raviolis, que gracias dios estaban con la temperatura perfecta. Los meseros nunca vimos que anotaran, lo que pedíamos en alguna comanda, lo cual sabemos que provoca, que puedan olvidar lo que solicita el cliente, realmente nunca tuvimos un mesero fijo, había que pedir al mesero que fuera pasando aun lado de nosotros. A tal  grado llego que nos tuvimos que parar directamente a solicitar la cuenta directamente en la caja y ahí nos percatamos que la hostess estaba en el celular. Ya al último el mesero Hugo muy cordialmente por fin nos trajo la cuenta y fue el que puso un poco más de empeño en atendernos.

Al preguntarnos que nos había parecido el lugar, fuimos honestos sobre el servicio, si nos comentaron que habían tenido fallas de personal en asistencia, y aplaudimos su honestidad pero sin duda alguno, salimos con mal sabor de boca con la atención.

La calidad de los alimentos es excelente y se nota que se trabajó arduamente en el proceso de crear el menú, si definitivamente les daremos una nueva oportunidad en atención y servicio, por lo cual volveremos pronto.

Y si ustedes visitaron ya Litos Cucina Urbana, platíquenos su experiencia.

 

Alimentos: 9

Decoración: 10

Servicio: 5

Costo por persona: $350 pesos por persona Aceptan tarjetas de crédito

Cuenta con Valet Parking

Previous La región de Champagne y sus pasiones
Next Y se hizo la paella...

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *